Archives for septiembre 2015

28 septiembre, 2015 - No Comments!

Tenemos un problema de comunicación

Uno de los lugares comunes más habituales para quienes pierden unas elecciones o no llegan a cumplir las expectativas previamente asignadas, es tirar de una frase que hemos oído en tantas ocasiones que ya forma parte del paisaje político de nuestro país: "Tenemos un problema de comunicación".

El problema es que esto no suele ser así en la mayoría de las ocasiones, sino que se tratan de esconder errores políticos, de posicionamiento, de discurso o de campaña tras esa frase con el fin de evitar responsabilidades, ya que como todo el mundo sabe, eso de "la comunicación" es tan etéreo que no depende exclusivamente de nadie en una campaña electoral.

Si lo trasladamos al terreno de la comunicación institucional, la prima cercana del "tenemos un problema de comunicación" se llama "gobernamos bien, pero comunicamos mal", y por si no lo saben, existe una curiosa competición en nuestro país en la que cada nuevo presidente del gobierno, gasta su comodín antes que el anterior. Observen:

  • Felipe González tardó 10 años en pronunciar la frase
  • José María Aznar lo hizo a los 7 años de estar en La Moncloa
  • José Luiz Rodríguez Zapatero tardó 6 años
  • Mariano Rajoy, recordman absoluto, menos de un año

Si volvemos la cabeza a las elecciones catalanas celebradas ayer, a pesar de lo que digan los líderes políticos, no se ve por ningún lado problema de comunicación alguno, repasemos:

  •  "Junts pel Si" ha tenido un problema de expectativas,  generadas por su necesidad de conseguir un resultado apabullante, histórico, meteórico, global. Cuando te pasas de frenada, el Bandwaggon effect tiene a volverse en contra de quien lo practica. JxS ha dispuesto de todos los medios de comunicación catalanes públicos y privados, un presupuesto digno de las primarias del partido republicano y un batallón de creyentes dispuestos a inmolarse -literalmente- por la causa. Y aún así han fallado. La comunicación ha tenido poco que ver.
  • El Partido Popular nunca tiene en Catalunya problemas de comunicación, de hecho la campaña de Albiol ha sido razonablemente potable. Su problema es de posicionamiento, pocos catalanes van a votar a un partido que lleva décadas zurrando a Catalunya y a los catalanes. Y eso tiene poco que ver con la comunicación.
  • Podemos se han presentado por primera vez en Catalunya y se les ha notado, además de jugar con un candidato que emocionaba tanto como una acelga,  no le han cogido el aire a lo que es hacer campaña por aquellas tierras. Siguen sin saber construir campañas electorales fuera de internet y menos en un territorio en el que no  tienen infraestructura, por eso su problema no ha sido de comunicación, sino de candidato y de planteamiento de campaña.
  • Los socialistas catalanes han tenido en ocasiones problemas de comunicación, pero en esta vez no se ha dado el caso. El problema de los socialistas catalanes es que con el partido deprimido, el infausto tripartito, unos bandazos tácticos dignos de una nave con el capitán Haddock al timón, y deserciones en masa de dirigentes, pocos catalanes escuchaban "Radio PSC". Iceta ha conseguido que unos pocos vuelvan a sintonizar su emisora, pero tardarán en convertirse de nuevo en un medio de masas, si es que lo consigue. Y eso tampoco es comunicación, se llama política.

24 septiembre, 2015 - No Comments!

Parlamentos autonómicos en Twitter

El uso por parte de las instituciones españolas de la red social Twitter es aún muy incipiente y, pese a que la mayoría de políticos lo utilizan, la herramienta se concibe más como un altavoz electoral que como un espacio de diálogo ciudadano y atención a los ciudadanos.

Twitter, aunque no es una red social mayoritaria en España, tiene una característica determinante para su idoneidad en usos políticos e institucionales: el alto interés de sus usuarios en los asuntos públicos.

De este modo puede configurarse en un puente entre las instituciones y los ciudadanos aprovechando a los “influencers” como conectores.

El volumen de menciones de las cuentas más activas de los parlamentos autonómicos demuestra un claro interés de la ciudadanía en comunicarse con la administración pública:

parlamentos-twitter-01

El alto número de menciones contrasta contra el bajo volumen de tweets publicados por las cuentas oficiales, que en algún caso sólo emiten un tuit al día:

parlamentos-twitter-02

Si la gente demanda un contacto más directo con la administración, ¿qué pueden hacer los parlamentos para satisfacer las demandas?

  • Compartir la actividad institucional desde las redes sociales. Esto no se tiene que centrar sólo en Twitter ya que Facebook nos permite llegar un público mucho más mayoritario (que no tiene un claro interés en los asuntos públicos como el de Twitter).
  • Crear un sistema social de atención al ciudadano, con herramientas de CRM, que permiten gestionar de manera eficiente las consultas ciudadanas.

Dashboards elaborados con Welovroi
Imagen de cabecera: Flickr de Presidencia Gobcan bajo licencia Creative Commons (CC BY-NC-SA 2.0)

18 septiembre, 2015 - No Comments!

Instituciones, smartphones y participación ciudadana

En un post en Freedom To Tinker, "Voting Every Day: Smartphones, Civil Rights and Civic Participation", Jeffrey Tignor expone tres ejemplos del uso del smartphone por parte de la sociedad civil para participar en política e influir en las decisiones de los gobiernos:

Desgrana Tignor con estos ejemplos la participación ciudadana en política poniendo de relieve tres vías para su concreción: el activismo, la presión y la colaboración. Para todas ellas existen hoy herramientas digitales que se pueden usar a través de los smartphones, desde las polivalentes redes sociales y los servicios de peticiones online como Change.org hasta aplicaciones creadas ex profeso para fines concretos. Más adelante nos ocuparemos aquí, con toda seguridad, de estas aplicaciones, pero de momento citamos algunas de ellas solo como ejemplo: Appgree o GOV para la participación y ZenCity, Mejora Tu Ciudad y otras muchas más aplicaciones para la interacción de los vecinos con los gobiernos locales.

Lo que tienen en común la mayoría de estas aplicaciones es que han sido ideadas y desarrolladas por particulares antes de ser adoptadas, en algunos casos, por gobiernos e instituciones. Pero lo que aquí nos interesa hoy es el proceso inverso, las iniciativas de las instituciones para acercarse a los ciudadanos fomentando su participación y habilitándola a través de aplicaciones para smartphones.

Revisando esas iniciativas en el territorio español observamos que, si bien crece el interés de las instituciones por acercarse a la ciudadanía, la mayoría de proyectos se encuentran en lo que podríamos calificar como primera fase de ese acercamiento. Muchos municipios definen como participación el simple hecho de informar a sus ciudadanos o en el mejor de los casos –lo que por otra parte está muy bien– abrir sus datos para que puedan ser consultados. Otros gobiernos locales van un paso más allá, permitiendo el reporte de incidencias y hasta el envío de sugerencias. Pero son los menos los que avanzan de verdad en el terreno de la participación, habilitando canales para que la ciudadanía pueda participar de forma activa en la toma de decisiones.

Un ejemplo de esto último es la sección de Participación del proyecto de gobierno abierto GO>BCN del Ayuntamiento de Barcelona, con aplicación móvil incluida. Se dice en este portal que la ciudad de Barcelona abre su Gobierno, y que lo hace "con intención de transparencia, pero también de buscar la colaboración e implicación ciudadana". Y a este fin parece responder la aplicación desarrollada que, según se afirma y entre otras cosas, "permite conocer los procesos participativos abiertos por el Ayuntamiento y tomar parte en ellos, seguir en directo y participar en los plenarios municipales a través de Twitter y evaluar las intervenciones hechas en este, e incluso tener una relación directa con los concejales y las concejalas".

¿Hay que llevar la participación a los límites del cogobierno con los ciudadanos o basta con dejar a éstos opinar sobre los asuntos municipales y reportar incidencias? Y en ambos casos, ¿deben los gobiernos tomar la iniciativa en la creación de aplicaciones móviles para la participación de sus ciudadanos?

Este post es poco más que un apunte, el tema de la participación da –y dará– para mucho más –y regresaremos a él en este blog. Pero mientras tanto podéis opinar sobre las cuestiones antes planteadas y/o compartir las iniciativas que vuestro ayuntamiento haya emprendido en este ámbito en los comentarios a este post.

10 septiembre, 2015 - 2 comments

Madam Secretary o Hillary Clinton

Siempre he pensado que la serie Madam Secretary es una especie de acto de campaña pro Hillary Clinton para facilitar su camino hacia la Casa Blanca, no sé si esa es la intención de la CBS, pero al menos lo parece.

La serie nos muestra la importancia de una secretaria de Estado de media melena rubia, con gafas de pasta negra, ex miembro de la CIA y madre de familia, en el mantenimiento de la paz y la seguridad en EEUU derrotando todas las amenazas contra el mundo libre.

Por si nos quedara alguna duda de que la serie está inspirada en la figura de Hillary, en un ejercicio de anticipación a lo que hoy estamos viviendo, la serie envuelve a la protagonista en una oscura trama que le obliga a compartir información clasificada con su marido, fuera de todo protocolo, para que éste le ayude a resolverla.

(Ojo spoiler)

Para solucionar la situación, nuestra ficticia secretaria de Estado, atacada por compartir secretos con su familia, acepta primero el hecho de haber compartido material clasificado con su marido para apelar orgullosa después a su sacrificio personal dramatizando sus límites, dentro de los que se encuentran poner en riesgo a los suyos en pro de la seguridad nacional.

El nexo de unión con el escándalo de los mails de Hillary es inevitable: tanto en la realidad como en la ficción se cuestiona la capacidad de ambas mujeres para mantener los secretos en su sitio, a la vez que se les imputa el riesgo de poner en juego la seguridad de los EEUU.

“Si tienes que dar explicaciones, ya has perdido”, es una de nuestras frases de cabecera en Redlines. Si tienes que dar explicaciones es porque hay algo que no cuadra dentro de tu relato, es porque has dicho algo que no quisiste o debiste decir, o es porque se te acusa de haber hecho algo mal.

Es mejor no tener que darlas nunca, pero en política (y en la vida) lo normal es que tengas que hacerlo en algún momento. Y Hillary está en uno de esos momentos.

A Hillary se le achaca haber tratado asuntos de Estado desde su cuenta de mail personal, la cual carece de la seguridad necesaria para tratar este tipo de cuestiones. En una palabra, a Hillary se la “acusa” de incompetente en materia de Estado. Mencionar que es un golpe duro en su carrera por la candidatura sería una obviedad.

“La mejor forma de gestionar una crisis es prevenirla”. Esta afirmación también nos encanta. Y Hillary podía haberlo hecho de una forma tremendamente sencilla: utilizar una dirección profesional y otra personal (como hacemos la mayoría de los mortales).

El problema que tiene Hillary no es solo salir de esta crisis, sino demostrar que es una persona en la que se pueda confiar la seguridad nacional y la presidencia de los Estados Unidos de América.

Ya sabemos que la gestión anterior no da la victoria electoral, sin embargo la capacidad de proyectar la seguridad suficiente en tus votantes de que eres la persona idónea para dirigir sus vidas, sí.

Quienes seguimos la campaña de Hillary nos encontramos ayer con un mail en el que con un tono agradable y un estilo sencillo y directo, nos cuenta su historia, su versión de los hechos. Y no solo se queda ahí, reconoce su error por no usar dos cuentas de correo diferentes, la personal y la oficial, y asume la responsabilidad.

Resulta curioso que haya elegido el mail para gestionar una crisis creada precisamente por un mal uso del mismo.

El texto contiene con acierto 5 puntos necesarios en la gestión de cualquier crisis:

  • Tono directo: “I wanted you to hear this directly from me.”
  • Reconocimiento del error y asunción de la responsabilidad: “Not doing so was a mistake. I'm sorry about it, and I take full responsibility.”
  • Transparencia hacia las instituciones: “I want to be as transparent as possible. That's why I've provided all of my work emails to the government to be released to the public, and why I'll be testifying in public in front of the Benghazi Committee later next month.”
  • Transparencia hacia el ciudadano animando a plantear preguntas sobre el tema: “I understand that you may have more questions, and I am going to work to keep answering them. If you want to read more, including my emails themselves, please go here: https://www.hillaryclinton.com/emails/"
  • Cercanía: Hillary, siguiendo las normas de estilo implantadas en los mailings de la familia Obama, termina firmando con su nombre, sin apellidos, de la misma forma que probablemente termines tú cuando le escribes a un amigo.

A pesar del tino, esta crisis no se resuelve mediante un hecho aislado, este mail es solo una pieza de lo que esperamos sea un conjunto de acciones mucho más amplio. Echamos de menos la falta de argumentos para que sus grassroots puedan defenderla tanto en la barra del bar, en una conversación con amigos o en las redes sociales. Hillary necesita ahora una corriente de opinión favorable a ella.

Pero por encima de la estrategia hay cuestiones de otro ámbito que son igualmente determinantes. Se trata de la capacidad individual de aguantar la presión, de mantener el control sin responder a cada provocación o a cada insulto, de seguir hacia adelante con la cabeza y los pies en su sitio, sin humillaciones o arrogancias. Porque durante una crisis se juzga tu capacidad como dirigente, se juzgan tus valores y se juzga tu entereza, el saber salir cuando te ponen frente a las cuerdas, tu saber estar y mantener las formas. El reto es demostrar que eres una persona a la altura de las circunstancias.

Foto de cabecera: Flickr de Hillary For America bajo licencia Creative Commons (CC BY-NC 2.0)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies