16 junio, 2015 - 1 comment.

La peligrosa ingenuidad de Manuela Carmena

Se han escrito muchos análisis sobre la brillantez de la campaña de Manuela Carmena al Ayuntamiento de Madrid, sobre la creatividad de sus seguidores o sobre las excelencias de su equipo a la hora de gestionar las redes sociales en campaña.

Y a pesar de que buena parte de ello es cierto, sobre todo lo relativo a dar espacio a la creatividad de decenas de activistas, soy de los que piensa que de no ser por los dramáticos errores de la última semana de campaña de Esperanza Aguirre, que consiguieron hacer que buena parte del voto del PSOE optase por la candidatura de izquierdas con mejores posibilidades, ahora mismo estaríamos ante otro resultado muy diferente.

Pero vamos a lo que vamos, Manuela Carmena, tras prescindir de tener en su equipo un Dircom o un jefe de prensa (menudo ahorro), ha tardado 48 horas en tener "un problema de comunicación" que ha acabado con el cese del concejal Zapata tras una de las peores gestiones de crisis que recuerdo. Una gestión de crisis digna de ser estudiada en las facultades de comunicación como ejemplo de lo que NO hay que hacer:

  • Reacción lenta.
  • Sin análisis de la crisis ni estrategia aparente.
  • Sin un portavoz que sacase del foco a Carmena.
  • Con un solo canal de respuesta, las redes sociales.
  • Con una respuesta tan virulenta, mal concebida y peor ejecutada en las redes sociales que solo consiguió profundizar la crisis.

La conclusión parece evidente. Es más sencillo generar buzz en una campaña electoral, surfeando la ola cuando ésta viene a tu favor, que comunicar con eficiencia y profesionalidad desde una institución cuando esta ola de ilusión ya se ha desvanecido y lo que queda en los siguientes cuatro años son ataques y defensas posicionales.

Ya, ya sé que no es divertido, pero lo de gobernar suele ser bastante así, aburrido, estresante y feo, porque consiste en tomar miles de decisiones en cuatro años, decisiones que generan aplausos en unos y frustraciones en otros, y siempre, siempre, siempre, damnificados.

Manuela Carmena se ha convertido en un símbolo de cambio, y como tal debe actuar con responsabilidad, abandonando su adanismo y su ingenuidad cuanto antes y dotándose de herramientas y perfiles que mejoren su capacidad de llegada a la ciudadanía y le ayuden a superar todas las crisis políticas y de comunicación que se le presentarán en estos años.

Y sí, tendrá crisis, muchas crisis, solo hace falta leer los perfiles de su equipo de concejales para saber que de crisis va a andar sobrada.

Published by: César Calderón Avellaneda in Comunicación

Comments

Leave a Reply