25 septiembre, 2014 - 1 comment.

La televisión es nutritiva

Una de las polémicas más interesantes de la pasada semana se produjo cuando el recién elegido Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, comenzó a aparecer en programas de entretenimiento en diversas televisiones, desatando un debate furibundo en el que se mezclaban razonamientos políticos, personales, e incluso en algunos casos, estético-deportivos.

Una vez pasado el calor del debate, la cuestión importante a dilucidar solo puede ser una: ¿Es útil/inteligente para un político aparecer en programas televisivos de entretenimiento? Y la respuesta solo puede ser una, evidentemente si. Y mucho.

Si volvemos por un momento al caso de Pedro Sánchez, en sus tres apariciones televisivas acumuló casi nueve millones de espectadores, es decir, consiguió entrar de forma amable en las casas de casi el 20% de la población española sin oponente de otro partido que le ponga en un aprieto e incluso pudiendo mostrar su faceta más humana. Un gol por la escuadra en toda regla que consiguió además poner muy nerviosos a otros políticos especializados en artes mediáticas y de luenga cabellera.

Sin embargo, y como la felicidad no puede ser completa, un par de datos vienen oscurecer esta hermosa luna de miel, ya que a pesar de que la televisión sigue siendo el medio de masas por excelencia para la mayoría de los españoles, cada vez lo es menos, sobre todo para los más jóvenes. De hecho y según los datos recientemente publicados por la prestigiosa consultora Nielsen, el consumo de televisión se desmorona entre los más jóvenes en nuestro país de forma acelerada.

El último estudio realizado por Nielsen sobre hábitos y consumo de televisión, donde se puede observar que las personas de entre 18 y 24 años ven una media de 19 horas semanales la televisión, algo que supone un descenso del 21% respecto a los datos de 2013. Este último dato corresponde al segundo semestre de 2014 y supone descenso de dos horas y media respecto al mismo periodo de 2013 y de una hora menos de consumo que el año anterior.

Es decir, que desde 2012 hasta hoy, los menores de 25 años ven cinco horas semanales menos de televisión, o lo que es lo mismo, 45 minutos menos cada día. Con éste ya son 10 los trimestres consecutivos con descensos en el consumo de televisión de los jóvenes.

El sobresalto se produce cuando cruzamos estos datos con el último barómetro del CIS que muestra  las intención directa de voto por tramos de edad y que coincide de forma casi matemática con los de Nielsen, dibujando un panorama en el que el comportamiento electoral de los jóvenes por debajo de 25 años, los que menos ven la televisión, está nítidamente diferenciado del de sus mayores.

BuNIjlwCMAAEg6M

Por tanto, coincidirán conmigo en que si un partido político quiere conectar con ese tramo de edad, deberá hacer algo más que salir en la televisión. Una televisión que como cantaba Aviadro Dro sigue siendo nutritiva, pero no tanto.

Contextos:

Imagen de cabecera:

 

 

Published by: César Calderón Avellaneda in Comunicación

Comments

Javier Ledo
26 septiembre, 2014 at 1:07 am

Bueno, además de la televisión, ahí están las redes, la radio por internet y otras múltiples opciones.
Lo más importante es, en la medida de lo posible, no depender de un equipo que te “consiga” presencia en estos medios.
Ha de ser el propio político el que muestre “sus” opiniones.

Leave a Reply