All Posts in compol

1 octubre, 2018 - 1 comment.

Redlines lanza la primera academia online para la formación de candidatos.

Por primera vez, especialistas y profesionales de la comunicación asesorarán a los aspirantes de manera gratuita a través de internet.

 

La compañía especializada en estrategia y comunicación política Redlines lanzará, durante este mes de octubre, su segunda edición de la Academia Redlines, donde se formarán candidatos y candidatas a las próximas elecciones municipales y autonómicas. Tanto la cercanía electoral, como el deseo de ayudar a que a partidos e instituciones profesionalicen sus estructuras y estrategias   para  conectar con  la ciudadanía, han llevado a esta consultora a ofrecer una formación online y gratuita.

“Fake news, big data, microsegmentación…la tecnología ha cambiado para siempre la manera en la que se ganan elecciones en España y en el mundo” -afirma César Calderón, CEO de Redlines-. “Por eso hemos creído necesario democratizar también las técnicas y el conocimiento que deben de emplearse en las campañas electorales y en la comunicación política, de manera que no queden sólo al alcance de las organizaciones que dispongan de más medios, o de las grandes empresas”.

 

La Academia Redlines arrancó en 2015 y ha formado a más de 500 candidatos tanto en España como en Latinomérica. Para esta temporada, los expertos en campañas electorales y comunicación ya tienen listos los contenidos que conformarán esta nueva edición. Asimismo, la academia también desarrollará cursos presenciales de media training, para que portavoces y políticos aprendan a desenvolverse ante los medios, en actos públicos en el cara a cara con el electorado.

“Entendemos que la preparación minuciosa de los candidatos es esencial para la salud de nuestra democracia. En la Academia Redlines formamos a buenos y buenas representantes para nuestra sociedad, mediante una forma que entendemos accesible para ellos y que aporte valor cívico al sistema político de nuestro país” añade Mónica Contreras, directora de la academia.

 

“Las campañas electorales municipales han dejado de ser de pim-pam-pum, de rojos contra azules, ahora el ciudadano es un actor determinante y sabe lo que quiere y le interesa, hay que saber seducir, convencer, integrar… hace años la forma eran los mítines y pegar carteles, ahora el reto es llegar al bolsillo en el que llevan su Smartphone con la propuesta que interese a cada uno. Eso es microsegmentación, y en un municipio de 5.000 habitantes, funciona” declara Rafael Esteban, alcalde de Marchamalo por el PSOE, elegido por mayoría absoluta y alumno de la academia en 2015.

 

Eusebio González, candidato del PP en San Fernando de Henares en 2015 y participante en la primera edición de la academia y señala que “ Una campaña electoral es como filmar una película de acción, hay que contar con especialistas en su producción, muchos secundarios y por supuesto, buenos protagonistas. A mi la academia de Redlines me fue muy útil a la hora de entender que con la comunicación no basta, que hay que combinarla con una buena organización de equipos, materiales y estrategias.”

 

Los inscritos en la academia recibirán gratuitamente en su correo electrónico durante 10 semanas  las lecciones y consejos confeccionadados tanto por el equipo de Redlines como por prestigiosos políticos y periodistas.

 

Redlines es una compañía fundada en 2014 por un grupo de profesionales de la consultoría política, institucional y corporativa,  y tiene en su haber victorias electorales tanto en nuestro país como en Argentina, Chile o Venezuela.

 

Más información sobre Redlines en redlines.es.

Más información sobre la academia en redlines.es/academia_redlines_

 

 

Suscríbete a la academia Redlines

* indicates required



Redlines usará la información que usted proporcione en este formulario para estar en contacto con usted y para enviarle actualizaciones, promociones y noticias.

Puede desuscribirse en cualquier momento enviándonos un mail a hola@redlines.es. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web: www.redlines.es/privacidad

Usamos MailChimp como nuestra plataforma de comercialización. Al hacer clic a continuación para suscribirse, usted acepta que su información se transfiera a MailChimp para su procesamiento. Conozca más sobre las prácticas de privacidad de MailChimp aquí.

 

22 agosto, 2018 - No Comments!

¿Crisis? ¿Qué crisis?

 

Lo malo de estar hablando de crisis políticas e institucionales y no sentimentales es que no nos vale la ecuación Netflix + helado para enfrentarnos a ella y superarla. Las medidas son algo más trabajosas, no tan divertidas y sin duda requieren más atención, experiencia y profesionalidad.

Lo primero es comunicarte una mala noticia, una crisis política o institucional no se soluciona con un maratón del Ala Oeste de la Casa Blanca o aprendiéndote de memoria los diálogos de "House of Cards". Lástima.

En Redlines nos ha tocado trabajar para resolver  unas cuantas crisis, tanto políticas  como institucionales o corporativas, tanto en medio de procesos electorales como en de la vorágine de un gobierno y creemos que el primer paso hacia una resolución limpia de la misma implica disponer de una metodología sólida creada para este fin dentro de nuestra organización y que responda a su cultura corporativa, política, institucional y sobre todo, simbólica.

Y de toda esta experiencia nace el “Manual de Comunicación de Crisis en la Era Digital”. Una guía que estamos seguros que te será de ayuda para poder profesionalizar el enfoque de la gestión de crisis en tu organización.

Porque un presente estable conlleva a un futuro seguro y en Redlines si hay algo que apreciamos es la tranquilidad de nuestros clientes, incluso en medio del caos universal que  provoca una crisis reputacional.

No esperes más, descarga ahora el “Manual de Comunicación de Crisis en la Era Digital”.

11 mayo, 2016 - No Comments!

Chatbots: una nueva herramienta para la comunicación política e institucional

El desarrollo de la inteligencia artificial crece a pasos agigantados, y entre las últimas posibilidades que esta nueva tecnología ha puesto sobre la mesa se encuentra la posibilidad de desarrollar chatbots, una nueva tecnología que va un paso más allá de los asistentes personales de los teléfonos (Siri en iOS, Google Now en Android o Cortana en Windows).

¿Pero qué es un chatbot? Básicamente se trata de un robot dotado de inteligencia artificial que le permite mantener una conversación con los usuarios a través de aplicaciones de chat como Messenger de Facebook, Telegram o Whatsapp. Precisamente Marc Zuckerberg, CEO de Facebook, presentaba en la pasada f8, la convención para desarrolladores que anualmente celebra su empresa, la integración de este nuevo servicio en la red social más famosa del mundo.

El reto no es menor: según publicaba Business Insider a principios de año, los usuarios de aplicaciones de mensajería ya superan a los que usan redes sociales, sobre todo impulsados por el crecimiento del mercado asiático. Teniendo en cuenta estos datos no es de extrañar que las empresas busquen cómo sacar partido a un público tan amplio.

Los primeros chatbots ya están en camino, y nos permitirán desde hacer compras directamente a través de una app de mensajería hasta consultar nuestro consumo detallado con las compañías eléctricas y telefónicas. Pero las empresas no son las únicas que podrán sacar partido a este tipo de aplicaciones: administraciones públicas, instituciones y partidos también tienen un nicho del que aprovecharse aquí.

La proliferación de esta nueva herramienta abre un nuevo abanico de posibilidades para estos clientes, que podrán, por ejemplo, desarrollar bots en campaña electoral que permitan a los ciudadanos preguntar por aquellos puntos del programa electoral que deseen conocer, o realizar trámites con las administraciones de una manera mucho más natural que hasta ahora, manteniendo una conversación con una inteligencia artificial para, por ejemplo, darse de alta en el RETA de la Seguridad Social o solventar dudas sobre impuestos, acciones que ahora se pueden hacer a través de aplicaciones web cuyo diseño muchas veces no es el más cómodo para los usuarios.

En definitiva, la llegada de los chatbots puede suponer una nueva revolución en la comunicación política e institucional, como en su día lo supusieron la llegada de la televisión o internet. Habrá que esperar un tiempo para ver cómo esta avanza y ver realmente el alcance de la misma. Desde RedLines estaremos atentos al mismo para poder ofrecer los mejores servicios a nuestros clientes.

 

18 abril, 2016 - 1 comment.

Instagram y el lado humano de los políticos

Instagram ha entrado definitivamente en política. Su uso habitual en campaña por parte de los candidatos a las primarias para las presidenciales de Estados Unidos así lo certifica. Con cerca de 100 millones de usuarios solo en ese país no es una red social para despreciar. Y los políticos estadounidenses, como era de esperar, no lo han hecho.

En comunicación política —aunque existen otros referentes de interés— siempre se tiene un ojo puesto en lo que en la primera democracia del mundo se hace, algo que juega a favor de Instagram para terminar de instalarse como una herramienta de primer orden en las campañas políticas en otros países. Pero hasta el momento, por lo que parece, no es una red prioritaria para nuestros líderes occidentales:

Most-effective-10

El ranking que muestra la imagen procede de un estudio de Burson-Marsteller, “World Leaders on Instagram”, publicado en febrero de este año. Como se puede apreciar, salvo el indiscutible número uno de Obama, no aparece ningún líder occidental en ese Top 10 de eficacia en Instagram (interacciones por post, effectiveness en los datos del estudio y habitualmente definido como engagement). Para descubrir a los líderes con los que más interaccionan sus seguidores hay que mirar hacia el oriente. Y para encontrar a nuestro presidente en funciones, Mariano Rajoy, hay que bajar en el ranking a las posiciones 43 en cuanto a eficacia, 93 respecto al número de posts y 56 si medimos el numero de seguidores.

Esto no significa que en occidente, y en particular en España, los políticos no usen Instagram. Entre los españoles, los hay con cierta afición a subir fotos a esa red. Y un estudio de Cool Tabs sobre el uso de Instagram por parte de los partidos políticos durante el mes previo a la pasada cita electoral del 20 de diciembre, revela que durante la campaña electoral las cuentas de los partidos crecieron en número de publicaciones y seguidores.

instagram-partidos

Pero, ¿qué es lo que publican nuestros políticos en Instagram? Pues, por lo general, imágenes que hagan ver al resto de los mortales que ellos también son seres humanos: instantáneas de circunspecta soledad, estampas con sus adorables mascotas, selfies con la gente de la calle… Y sí, también momentos de trabajo, en reuniones, intervenciones parlamentarias, apariciones en los medios… Pero estos últimos mostrando siempre el lado amable del personaje. En resumen: dedicación, sonrisas y abrazos por doquier.

Tampoco son en eso particulares nuestros políticos. El mismo estudio de Burson-Marsteller explica cómo la práctica de dulcificar la imagen de los políticos en Instagram es algo común: “Many politicians take to Instagram during election campaigns and use the network generally to show a lighter side of their personality”. Pero no todo son solo sonrisas y buenas maneras. Los que más saben de esto –en Estados Unidos, por supuesto y por ejemplo– ya diseñan estrategias específicas para Instagram e incluso han comenzado a utilizar esa red para la pelea con sus adversarios –con Donald Trump como pionero, cómo no.

Conviene, pues, observar lo que ya están haciendo esos que saben y se toman en serio esa red. Y, en cualquier caso, siguiendo el consejo de Epolitics, tener siempre en cuenta las tres claves para una buena campaña en Instagram: Comunidad, Simplicidad, Creatividad.

Porque Instagram es ya, en comunicación política, algo más que una simple galería de humanas sonrisas.

 

18 diciembre, 2014 - 5 comments

Innovando las campañas electorales con Canvas

Hace ya unos cuantos meses, cuando comenzamos a pensar en poner en marcha Redlines, la pregunta fundamental a la que queríamos responder era: ¿Qué valor diferencial podemos aportar a un sector como el de la consultoría política e institucional?

Sin duda la  experiencia del equipo directivo en estas lides era un punto a favor, pero no  suficiente en un mercado tremendamente competitivo, y tras unas cuantas semanas emborronando documentos compartidos con ideas, diagramas y unos cuantos DAFOs, hubo cinco ideas que surgieron de ese magma:  Redlines tenía que aportar a sus clientes cinco elementos: Innovación, creatividad, planificación, metodologías ágiles y procedimientos trazables. Y todo eso en un sector hasta ahora básicamente artesanal.

Una campaña electoral, a pesar de que a los cursis les guste hablar de estrategia, reside básicamente en un plan, un plan que  casi tiene que caber en un folio. Un plan que tiene que responder a una idea sencilla: "¿Cual es la razón que va a llevar a un ciudadano a levantarse de la cama el domingo e ir al colegio electoral a depositar su voto?", es decir, ejecutar una acción concreta en un momento acotado en el tiempo.

Nuestra experiencia previa nos decía que pocas cosas existen más caóticas que una campaña electoral, un castillo de naipes de complejos equilibrios en el que siempre resulta complicado alinear sensibilidades, visiones e intereses, y apostamos por innovar desde el minuto uno aplicando una metodologia que nos permitiese tener una visión global de la campaña, sus procesos, targets,  objetivos, flujos de información y resultados previstos.

Y ahí entra Canvas, un sistema dimensionamiento y planificación estratégica de negocios digitales diseñado por Alex Osterwalder  y que ha servido como modelo a muchas  start-up de éxito y con el que hemos trabajado en diversos ámbitos.

Como describe Angel Mindondo, Canvas describe los fundamentos mediante los cuales una organización realiza elecciones estratégicas para la creación, captura y distribución de valor, a través de la entrega de productos y/o servicios a sus clientes, obteniendo una rentabilidad, tanto para la propia organización como para la sociedad donde opera. Algo, como ven, bastante similar a una campaña electoral, con las siguientes virtualidades:

- Establece qué valor se entrega a los ciudadanos y qué valor puede generar con ese intercambio.

- Identifica las principales variables que pueden sostener el éxito  y analiza la coherencia que existe entre ellas.

- Integra las principales elecciones y consecuencias que condicionan la estrategia  con interdependencia de variables

- Impulsa las ventajas competitivas del candidato  con formatos más difíciles de copiar por la competencia

- Ayuda a construir un lenguaje común para entender la campaña, realizar análisis de la competencia y afrontar la innovación

Pues bien, con unos ligeros cambios metodológicos y de enfoque, este es el método, dividido en nueve bloques, con el que estamos ayudando a nuestros clientes en el kick-off de su campaña electoral, y que tras unas semanas de trabajo nos permite observar de un solo vistazo buena parte de ese primer plan que define una campaña electoral.

Celecciones

 

 

25 septiembre, 2014 - 1 comment.

La televisión es nutritiva

Una de las polémicas más interesantes de la pasada semana se produjo cuando el recién elegido Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, comenzó a aparecer en programas de entretenimiento en diversas televisiones, desatando un debate furibundo en el que se mezclaban razonamientos políticos, personales, e incluso en algunos casos, estético-deportivos.

Una vez pasado el calor del debate, la cuestión importante a dilucidar solo puede ser una: ¿Es útil/inteligente para un político aparecer en programas televisivos de entretenimiento? Y la respuesta solo puede ser una, evidentemente si. Y mucho.

Si volvemos por un momento al caso de Pedro Sánchez, en sus tres apariciones televisivas acumuló casi nueve millones de espectadores, es decir, consiguió entrar de forma amable en las casas de casi el 20% de la población española sin oponente de otro partido que le ponga en un aprieto e incluso pudiendo mostrar su faceta más humana. Un gol por la escuadra en toda regla que consiguió además poner muy nerviosos a otros políticos especializados en artes mediáticas y de luenga cabellera.

Sin embargo, y como la felicidad no puede ser completa, un par de datos vienen oscurecer esta hermosa luna de miel, ya que a pesar de que la televisión sigue siendo el medio de masas por excelencia para la mayoría de los españoles, cada vez lo es menos, sobre todo para los más jóvenes. De hecho y según los datos recientemente publicados por la prestigiosa consultora Nielsen, el consumo de televisión se desmorona entre los más jóvenes en nuestro país de forma acelerada.

El último estudio realizado por Nielsen sobre hábitos y consumo de televisión, donde se puede observar que las personas de entre 18 y 24 años ven una media de 19 horas semanales la televisión, algo que supone un descenso del 21% respecto a los datos de 2013. Este último dato corresponde al segundo semestre de 2014 y supone descenso de dos horas y media respecto al mismo periodo de 2013 y de una hora menos de consumo que el año anterior.

Es decir, que desde 2012 hasta hoy, los menores de 25 años ven cinco horas semanales menos de televisión, o lo que es lo mismo, 45 minutos menos cada día. Con éste ya son 10 los trimestres consecutivos con descensos en el consumo de televisión de los jóvenes.

El sobresalto se produce cuando cruzamos estos datos con el último barómetro del CIS que muestra  las intención directa de voto por tramos de edad y que coincide de forma casi matemática con los de Nielsen, dibujando un panorama en el que el comportamiento electoral de los jóvenes por debajo de 25 años, los que menos ven la televisión, está nítidamente diferenciado del de sus mayores.

BuNIjlwCMAAEg6M

Por tanto, coincidirán conmigo en que si un partido político quiere conectar con ese tramo de edad, deberá hacer algo más que salir en la televisión. Una televisión que como cantaba Aviadro Dro sigue siendo nutritiva, pero no tanto.

Contextos:

Imagen de cabecera: