All Posts in open government

12 septiembre, 2018 - No Comments!

Redlines lanza Participacción: Las tres claves de la participación ciudadana

Ya han pasado tres años desde el día en que alcaldes y presidentes  autonómicos se hicieron con las varas de mando en las instituciones de nuestro país, muchos de ellos con enormes ganas de transformar sus territorios utilizando dos promesas que fueron de las más citadas en la campaña electoral: Participación y  Transparencia.

Hoy se puede afirmar que ésta última, llevada de la mano por la Ley de Transparencia y Buen Gobierno y por los diversos rankings publicados con mayor o menor tino, ha adquirido la categoría de política pública a la que se dedica atención y recursos, siendo extraña la institución que no posea un apartado de transparencia en su web, pero de momento, pero pese a figurar en los programas electorales son pocas las instituciones que han desarrollado políticas activas de participación ciudadana.

En redlines no nos cabe duda que si los dos primeros años de esta legislatura municipal han sido los de la transparencia, ha llegado el momento de la participación ciudadana, una materia más sensible y compleja y para la que no basta con publicar una serie de datos en un PDF en la web institucional, sino que conlleva establecer estrategias en las que hay tres elementos críticos: Tecnología, Comunicación, y Formación.

Y esas son precisamente las claves de Participacción, la estrategia integral de Participación ciudadana para ayuntamientos y  otras instituciones de la vida pública que hoy presentamos:

  • Tecnología: Hemos establecido alianzas con diversas empresas  del sector tecnológico  para el desarrollo y puesta a disposición de nuestros clientes de una potente plataforma tecnológica de participación ciudadana  que cubra las necesidades de cualquier municipio independientemente de su tamaño.
  • Comunicación: Con la tecnología no basta, la mejor herramienta de participación será inútil si la ciudadanía no está informada de su puesta en marcha y de las capacidades de la misma. Por ello desde redlines, como expertos en comunicacion institucional ayudamos a ayuntamientos y demás instituciones a establecer políticas de comunicación efectivas de cara a la ciudadanía.
  • Formación: Para que nada falle, en redlines damos un paso más, a la tecnología y a la comunicación añadimos una capa de formación para que la sociedad civil, los trabajadores públicos y la ciudadanía pueda aprender el uso de la herramienta y ejercer sus derechos de forma efectiva. 

Esto es Participacción, una navaja suiza que quiere servir de ayuda a los ayuntamientos y demás instituciones  en su trayecto hacia el establecimiento de políticas públicas de participación ciudadana y tangibilizar sus programas electorales antes de mayo de 2019, un momento político en el que los ciudadanos van a poder ver qué  representantes han sido capaces de construir realmente participación ciudadana y cuáles se han quedado solo en el discurso y la promesa. 

Si deseas más información, no tienes más que rellenar este formulario, estaremos encantados de atenderte.

 

18 noviembre, 2014 - No Comments!

Guía práctica para abrir gobiernos

A diferencia del gobierno electrónico, cuyas características, procesos, espacios, virtudes y defectos son evidentes, el Gobierno Abierto se ha situado en el imaginario colectivo como una nebulosa etérea que, al menos de momento, nadie ha sido capaz de aterrizar de forma completa y coherente, lo que está poniendo grave peligro la misma existencia del concepto #OpenGov más allá de una marca bajo la que cabe todo.

Si repasamos los el plan de acción de España en  la Open Government Partnership de Naciones Unidas, veremos que bajo la marca "Gobierno Abierto" el nuestro gobierno ha colado desde la posibilidad de crear una empresa en 24 horas o poder solicitar las ayudas de la PAC on line, que a pesar de ser ideas interesantes de gobierno electrónico, nada tienen que ver con el Gobierno Abierto.

Hagamos un pequeño ejercicio, pongámonos por un momento en los zapatos de un responsable político recién elegido que cree en la transparencia y  la participación, un político que quiere abrir su gobierno atendiendo a los criterios del gobierno abierto. ¿Que hoja de ruta debe seguir?, ¿Que manual sigue?, ¿Por donde empieza?, ¿Que herramientas elige?, ¿Quien le ayuda de forma integral?

Durante las últimas semanas he planteado estas dudas a un grupo de profesionales del sector, especialistas cada uno de ellos en alguna de las especialidades del gobierno abierto con perfiles desde lo más académico hasta lo más práctico, y con la ayuda y el impulso de Goberna América Latina y Telefónica vamos a ponernos a la obra para dibujar esa Guía práctica para abrir gobiernos,  un Manual de transparencia y participación para gobernantes y gobernados que sirva a  tanto políticos y funcionarios para trazar su propia hoja de ruta, como a hackers cívicos y ciudadanos en su labor de control.

El grupo de profesionales, además de un servidor, lo integran:

  • Mila Gasco, Directora adjunta del Centro de Innovación en Ciudades e investigadora principal del Instituto de Gobernanza y Dirección Pública ambos en ESADE
  • Alberto Ortiz de Zárate, ex-director de participación del gobierno vasco y consultor en transparencia y  Open Data de diversos organismos internacionales.
  • Pablo Díaz, tecnólogo y consultor especializado en procesos y aplicaciones de gobierno abierto
  • Rafa Rubio,Doctor en Derecho Constitucional, Profesor Titular y Director del Grupo de Investigación sobre participación y nuevas tecnologías en la Universidad Complutense de Madrid.

La idea es que el libro pueda salir de la imprenta durante el mes de Diciembre, estén atentos porque seguro que merece la pena.

 

 

29 octubre, 2014 - No Comments!

Las tres primeras tareas para construir Gobiernos Abiertos

Durante los últimos meses he tenido la posibilidad de charlar con unos cuantos gobiernos regionales y municipales que han comenzado a explorar  la posibilidad de abrirse a la ciudadanía y a construir su propia versión de Gobierno Abierto.  Una intención sin duda loable y que habla bien de los responsables políticos que se han decidido a dar el paso.

Sorprendentemente, el inicio de casi todas esas conversaciones ha sido algo parecido a : Oye, tú que sabes de esto, ¿qué aplicaciones/plataformas tenemos que usar para ser un "Gobierno Abierto"?.  

Sin duda el avance tecnológico de los últimos años ha sido determinante para el desarrollo del paradigma del Gobierno Abierto, pero reducir su implantación a la selección de determinadas herramientas tecnológicas no deja de ser un error conceptual grave que puede herir de muerte cualquier sana intención de avanzar hacia la transparencia, la participación y la colaboración.

¿Cuáles son, por tanto, las tareas previas que debe plantearse un gobierno cuando quiere abrirse a la ciudadanía? Yo señalaría las siguientes:

  1. Pide ayuda a los ciudadanos: Sin complejos, utiliza tus canales de comunicación habituales para que la ciudadanía te ayude a descubrir cuáles son sus necesidades y prioridades, eso te ayudará a definir cuál debe ser tu hoja de ruta.
  2. Identifica a los intraemprendedores de tu gobierno: Los funcionarios son importantes, sin su concurso estás abocado al desastre, debes identifica a los que pueden ser motor de cambio en tu administración, muchos estarán encantados de poder ayudarte señalándote los cuellos de botella e implicándose en que todo salga bien.
  3. No pienses solo en tecnología: Cuando hablamos de Open Government hablamos básicamente de valores y de procesos, la selección o construcción de herramientas debe ser lo último....en el caso de que sea necesario, ya que en algunas ocasiones descubrirás que al menos a nivel municipal, la mejor participación puede ser siendo la presencial.

 

29 septiembre, 2014 - No Comments!

Confianza y participación

La historia comenzó en una de esas largas noches de trabajo compartido con Alberto Ortiz de Zárate y Pablo Díaz sobre el proyecto de la Escuela Iberoamericana de Gobierno Abierto de La Laguna (que en breve presentaremos públicamente), en la que entre planes de viabilidad y tablas de Excel, Alberto avanzó su incipiente teoría sobre la participación y su relación inversamente proporcional con la confianza de los ciudadanos en sus respectivos gobiernos nacionales, algo que finalmente quedó enunciado ya a tres voces de la siguiente forma:

El primer derecho es el derecho a no participar y que tus representantes hagan bien las cosas. Pero este primer derecho vendría seguido inmediatente del derecho a participar. El artículo 23 de la Constitución Española reconoce del derecho de los ciudadanos "a participar en los asuntos públicos directamente o por medio de representantes libremente elegidos".

Dos datos que merecen más investigación:

  • Hipótesis 1: Hay indicios de que en Estonia hay escaso deseo de participación y que el motivo puede ser que la ciudadanía confía en su Gobierno y cree que está haciendo bien las cosas.
  • Hipótesis 2: En muchas ocasiones, quien ha tenido ocasión de participar y ha comprobado que es costoso, prefiere descansar en la representación.

Pues bien, a raíz del estudio que me ha tocado realizar sobre "Case study sobre políticas de e-participación publicado por Praxis sobre Suecia, Estonia e Islandia" (PDF) he dedicado un rato a investigar algunos datos sobre confianza en los gobiernos y participación en la Unión Europea, aquí tienen los más actuales que he encontrado:

1.- Encuesta de Gallup sobre confianza ciudadana en su gobierno, de 2011:

Captura de pantalla 2014-09-25 a la(s) 00.12.50

2a.- Interacción ciudadana con autoridades públicas a través de internet, de Eurostat:

800px-Online_Interaction_of_individuals_with_public_authorities_by_country_20092b.- Uso de e-government por ciudadanos, de Eurostat:

E-government_usage_by_individuals_by_country,_2005-2010

Conclusión: A pesar de que la "interacción" y  el "uso de e-government" no son el total de la participación ciudadana, si nos dan una idea de que, al menos en la Unión Europea, los ciudadanos del grupo de países que mayor confianza tiene en sus gobiernos, son también los que más interaccionan con los mismos y utilizan sus servicios de gobierno electrónico. Lo que por otro lado tiene bastante sentido. Uno no participa si no tiene garantías de que esa participación sirve para algo tangible.

Otra estupenda teoría tumbada por la frialdad de los datos, pero seguiremos intentándolo.